Saltar al contenido
Frutas y Verduras

Berro

diciembre 3, 2018
berro

El berro es un vegetal de planta pequeña, perenne y acuática, perteneciente a la familia de las Crucíferas, como la col, la mostaza y el brócoli.

Su nombre científico es Nasturtium officinale, crece de forma silvestre en lugares donde hay agua clara con poca corriente como en pantanos, en las orillas de arroyos, riachuelos y fuentes.

Aunque también puede cultivarse en huertos y viveros, además se considera una de las verduras más antiguas que ha consumido el hombre

Este vegetal es también conocido como agrón, berro de agua, mastuerzo de agua y berros hortelano.

Los berros tienen sus orígenes en Asia Central y Europa, aunque actualmente se cultiva en muchas partes del mundo por su exquisito uso en el arte culinario.

Nasturtium proviene del latín nasus, que significa “nariz” y tortus, que quiere decir, “torcido”, por el gesto que hacemos con la nariz, torciéndola ante el olor picante que desprende esta planta.

¿Cómo es la planta de berro?

planta de berro

Es una planta vivaz, acuática o subacuática pues necesita cierto grado de inundación para su desarrollo y se agrupa en colonias.

Su tallo es ramificado, de textura robusta, hueco y algo carnoso, puede alcanzar entre 10 y 50 cm de longitud.

Sus raíces son finas, subterráneas y de color blanco que facilitan su alimentación y su fuerte fijación al sustrato.

Sus hojas son de color verde, de forma ovalada y alargada, son alternas, opuestas, enteras y con limbo ancho.

Las flores son pequeñas de color blanco o amarillento y poseen 4 sépalos, 6 estambres y un pistilo; aparecen para los meses de mayo y septiembre en forma de ramilletes.

El fruto es delgado y alargado, ligeramente curvo y en su interior están las semillas.

Su sabor es fuerte, algo amargo y ligeramente picante.

Crece rápidamente y se puede recoger aún sin haber desarrollado completamente.

La parte comestible de esta planta son las hojas y los ápices de los tallos jóvenes que poseen un peculiar sabor amargo con un toque de picante.

Este sabor se hace más fuerte con la edad, por lo que se recomienda consumirlo cuando la planta es joven y aún no haya florecido.

Constituye un excelente plato en ensaladas o de guarnición de platos principales, además puede acompañar las ensaladas de espinacas o lechugas, se consume como verdura a vapor y en las sopas dándole un ligero sabor a pimienta.

Así mismo es un ingrediente esencial en la preparación de sándwiches para el desayuno en la región de Gran Bretaña.

Teniendo en cuenta las condiciones ambientales en que se desarrolla y su uso en la gastronomía, existen diferentes variedades de berros.

Variedades del berro

Existen diferentes tipos de berro que se clasifican en dependencia del lugar donde se cultivan, así como de la forma de sus hojas, de su uso gastronómico, entre otros criterios.

Esta hortaliza, por lo general crece de forma silvestre en hábitat acuáticos. Entre las variedades más comunes del berro encontramos a:

El berro mastuerzo, de jardín o lepido

berro mastuerzo

Es el más común, consta de 350 géneros y presenta más de 3000 especies.

Lo podemos ver todo el año pues crece muy rápido y ya a los 2 o 3 días de haber germinado, se puede recoger aún sin desarrollarse a plenitud.

Sus hojas son parte de nuestra alimentación ya que las usamos para ensaladas.

Berro de invierno

berro de invierno

Se consume en ensaladas y es cultivado en zonas de clima cálido de Estados Unidos, en el estado de Florida.

Su origen procede de Francia, y se requiere de menor cantidad de agua para su cultivo en comparación con el del berro común.

Berro de agua o de fuente

berro de agua

Sus hojas son las que más nutrientes tienen y mientras más grandes y verdes son, mucho mejor.

Además, se encuentran sumergidos dentro del agua. Se cultiva poco y es especial para ensaladas.

Berro coclearia

Este es llamado también berro silvestre, precisamente por su forma de crecer, es originario de Europa occidental y septentrional.

Sus hojas son brillantes y arqueadas como una cuchara. Se conoce en Alemania como la planta del escorbuto pues se usó antiguamente para combatir esta enfermedad gracias a su alto contenido de vitamina C.

Las variedades también se agrupan de acuerdo a las características de sus hojas, por tanto, los hay:

  • De hoja fina: No se conserva fácilmente y tiene un sabor menos intenso.
  • Y carnosos: De fácil conservación, posee tallos fuertes y hojas carnosas y gruesas; se consume toda la planta.

Berros silvestres

berro silvestre

Si en algún momento encontramos berro silvestre, hay que tener presente que pudiera estar contaminado por parásitos, y es un peligro puesto que, por lo general se consume crudo.

Si se encuentra próximo a una zona donde se pastoree ganado (vacas, ovejas, cabras), es mucho mayor el riesgo de contaminación por parásitos propios de estos animales.

La distomatosis o fascioliasis hepática es una enfermedad principalmente de rumiantes causada por un parásito (trematode) que se les aloja en el hígado y se alimenta de la sangre. Sus huevos son excretados en las heces de estos animales.

Esta enfermedad se puede transmitir a los humanos mediante la ingestión de alimentos contaminados, se aloja igualmente en su hígado, causando daños hepáticos, anemia e ictericia.

También los berros pueden trasmitir la listeriosis, enfermedad causada por bacterias que producen infección generalizada y meningitis en personas inmunodeprimidas.

Es por ello que debemos saber siempre la procedencia del berro que consumimos, deben ser los cultivados por nosotros mismos o los provenientes del mercado que son tratados con agua potable en los hidropónicos.

Propiedades del berro

berro propiedades

Desde la antigüedad esta planta ha sido muy utilizada como hierba medicinal, a pesar de que es mucho más reconocida por su uso culinario.

Actualmente se ha identificado la presencia de más de 15 vitaminas y minerales en esta verdura

Entre las propiedades del berro crudo se destacanlas concentraciones de vitamina C (mucho más que en la naranja), de hierro (más que la espinaca) y de calcio (más que en la propia leche).

Contiene además vitaminas del complejo B, que incluyen niacina, riboflavina, tiamina, piridoxina, ácido pantoténico y ácido fólico que garantizan el buen funcionamiento celular.

También encontramos vitamina A, vitamina D, E y K, siendo esta última el nutriente que más abunda en del berro, con un 312% del valor diario recomendado.

Además del calcio y el hierro, posee otros minerales como yodo, cinc, magnesio, potasio, sodio y fósforo.

Sin embargo tiene muy pocas calorías (21 calorías por cada 100g), el contenido de grasa es muy bajo, no tiene colesterol y el 94% de sus hojas están constituidas por agua.

En su composición se destaca el omega-3 en forma de ácido hexadecatrienoico, flavonoides antioxidantes como B carotenos, luteína y zeaxantina, así como fito nutrientes con ciertas propiedades capaces de prevenir muchas enfermedades.

Todos estos componentes le brindan al berro propiedades depurativas, hepatoprotectoras, expectorantes, antidiabéticas, antianémicas, antivirales, antiinflamatorias y diuréticas.

Beneficios del berro

beneficios del berro

Si te has preguntado para qué sirve el berro, además del aporte de sus nutrientes a nuestro organismo al consumirlo crudo, a continuación, te describimos sus principales beneficios para la salud.

Combate la anemia gracias a el hierro presente en esta planta, que interviene en la producción de glóbulos rojos.

Además, es un reconstituyente natural debido su alto contenido de vitaminas y minerales puede usarse en casos de fatiga, debilidad y falta de energía, tanto en embarazadas, como en ancianos y personas convalecientes.

Conjuntamente con una dieta adecuada, el berro es utilizado como coadyuvante en tratamientos de déficit de vitaminas gracias a la gran variedad y altas concentraciones de las mismas en su composición; en la antigüedad se utilizó para combatir el escorbuto, por la vitamina C que posee.

Así mismo, ayuda a descongestionar las vías respiratorias, expulsando las secreciones acumuladas y como consiguiente calma la tos, actuando como expectorante y antitusivo.

Alivia la faringitis, laringitis y bronquitis ya que ayuda a descongestionar, lubrica los pulmones, alivia los dolores de garganta y la inflamación de las vías respiratorias.

Es un antibiótico eficaz ya que combate la cándida y otras bacterias que puedan alojarse en el colon e intestino.

Controla la diabetes y favorece la salud bucal

Se utiliza como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes, gracias a que disminuye el azúcar en sangre, pero no sustituye los medicamentos indicados por el médico.

Sus tallos y hojas son ricos en calcio, lo que se traduce en fortaleza para los dientes, protegiéndolos de las caries; además es capaz de curar la gingivitis, las aftas y abscesos por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y cicatrizantes.

Mejora el estado de la piel y Fortalece los huesos

Las propiedades curativas del berro también son utilizadas para tratar el acné de forma natural, así como en caso de heridas, forúnculos y llagas gracias a sus propiedades regenerativas, antibióticas y antisépticas.

El calcio y la vitamina K que poseen participan en la formación del tejido óseo y los hacen más resistentes, por eso se utiliza como apoyo en la recuperación de traumas y fracturas.

La vitamina A, presente entre sus nutrientes, garantiza un perfecto funcionamiento de del sistema inmunológico:

También, con la presencia de la Vitamina A garantizan la salud ocular ya que produce unos pigmentos en la retina del ojo, que evitan la ceguera nocturna.

Evita el Alzheimer debido a la vitamina K que contiene, la misma contribuye a limitar el daño neuronal en el cerebro.

Actúa como antioxidante y ayuda a adelgazar

Los flavonoides presentes neutralizan los radicales libres que dañan las células, protegiéndolas del envejecimiento, del cáncer y muchas otras enfermedades degenerativas.

Ayuda en la pérdida de peso corporal ya que el potasio juega un papel importante en esta función, además de que está formada por un alto % de agua.

Evita el estreñimiento por su alto contenido de agua y fibras, favorece la regularidad en las heces fecales.

Evita la retención de líquidos y previene o combate infecciones de vejiga y la formación de cálculos renales.

Favorece el funcionamiento hepático, es antinflamatorio y antiparasitario

Entre los beneficios del berro para el hígado se encuentra su protección ante enfermedades como la hepatitis y de la insuficiencia hepática, ya que al consumirlos favorecemos la limpieza de este órgano.

Una de las formas más eficaces para depurar el hígado es mediante el consumo del té elaborado a partir de sus hojas sumergidas en un poco de agua durante toda la noche.

Además, actúa como desintoxicante al depurar el organismo de sustancias tóxicas mediante la eliminación de líquidos.

Es un vegetal que por ser un potente diurético es utilizado como apoyo para reducir la presión arterial.

Reduce los niveles de ácido úrico y de esta forma previenen la gota y alivia los dolores causados por esta enfermedad.

Al tener propiedades antiinflamatorias, ayuda a disminuir los dolores articulares que produce el reuma

Se utiliza en forma de jugo para combatir y expulsar los parásitos intestinales.

Es usado para tratar la dermatitis seborreica en forma de champús o loción capilar, el zinc fortalece las raíces, evitando así la caída del cabello.

A pesar de sus amplios beneficios para la salud, es necesario tener en cuenta cierta precaución a la hora de consumirlo.

El berro posee algunas sustancias que pudieran ser irritantes en personas que padecen de gastritis o acidez de estómago, originando dolor.

¿Cómo cultivar berros?

cultivar berro

El cultivo de berro es sencillo y se puede hacer utilizando la técnica hidropónica, que es muy económica, donde se siembra en soluciones minerales en vez de sustrato y es muy recomendado para el comercio.

También puedes plantarlo tanto en una maceta como directamente en el suelo de tu jardín, siempre que existan las condiciones requeridas.

Además se pueden sembrar mediante semillas en cualquier época del año o a través de esquejes en primavera o verano.

Para cultivar este tipo de planta hay que tener presente algunos cuidados que nos permitirán cosechar berros durante todo el año, teniendo en cuenta que debe existir un clima fresco pero cálido.

Ha de ser en un rincón húmedo y sombrío del jardín, donde no incidan directamente los rayos del sol.

Si bien no estamos próximos a ríos o lagunas, hay que saber que el suelo debe permanecer saturado de agua, esta es una planta que no podría vivir sin un suelo encharcado.

Igualmente se recomienda que sea arcilloso y rico en humus, con pH neutro o ligeramente alcalino.

¿Cómo sembrar berros?

Una vez que tengamos las semillas se pueden echar en un recipiente con agua durante una noche para descartar las que no germinarán, que serán las que se queden flotando.

Si vamos a sembrar en una maceta, esta debe tener unos 20 cm de diámetro como mínimo y unos 15 cm de profundidad, así como un agujero para el drenaje en la parte inferior.

Llenanos el recipiente con una capa de sustrato y encima se colocan 3 semillas como máximo, dejando una separación entre ellas de 7 a 10 cm y a una profundidad de 0,5 cm.

Posteriormente cubrimos con otra pequeña capa de sustrato y se riega con abundante agua.

Luego la colocamos en un lugar donde haya buena iluminación, al menos hasta que comiencen a germinar.

En unos pocos días germinarán y cuando alcancen de 5 a 7 cm de longitud se puede dejar en ese recipiente o trasplantar a una maceta más grande o al jardín.

Para cultivar el berro mediante esquejes de la planta ya madura, debes colocar primeramente en agua y durante unos días el borde inferior del tallo para favorecer el crecimiento de sus raíces y luego poderlos plantar en tierra.

Riego

Debe regarse periódicamente, con mayor frecuencia durante el verano, siempre evitando que se seque el suelo.

Si la sembramos en una maceta, esta se puede colocar dentro de otro recipiente con agua para que permanezca húmeda, cambiándole el agua diariamente para evitar que aparezcan los hongos.

¿Cómo se deben podar los berros?

Es recomendable despuntar los brotes de las raíces para que la planta adopte forma de arbusto.

En caso de que florezca se deben cortar las flores pues estas le cambian el sabor a la planta volviéndolo desagradable.

Si la podas periódicamente crecerá rápido, siempre dejando suficiente follaje para que pueda seguir proliferándose.

Fertilización

Se recomienda abonar el suelo sobre todo en los meses de primavera y verano, aplicando una pequeña capa de estiércol o humus.

¿Cómo Recolectás los Berros?

El momento idóneo para cosecharlas es después de 1 o 2 meses de sembrados, cuando la planta haya alcanzado de 10 a 15 cm de longitud.

Del mismo modo debemos fijarnos que las hojas hayan adquirido su mayor tamaño y aun no se hayan endurecido.

Para recolectarlas se cortan los brotes laterales con las manos, teniendo cuidado en dejar unos 5 cm de tallo para que no se muevan las raíces y puedan seguir multiplicándose.

Esta actividad se puede hacer en cualquier época, menos en la etapa de floración, porque carece de valor culinario.

Plagas y enfermedades del berro

Los berros pueden ser atacados por caracolillos, que mastican y succionan la planta; estos y las babosas hay que eliminarlos con la mano para evitar que deterioren sus hojas, además de que pueden ser portadores de los parásitos antes mencionados.

La vaquita del berro es un coleóptero pequeño de color negruzco que ataca las hojas tiernas provocando su destrucción.

Las moscas blancas son una plaga que también pudieran atacar el cultivo, de aparecer se deben limpiar las hojas con agua y jabón frecuentemente hasta que desaparezcan.

No es recomendable el uso de insecticidas, pesticidas o herbicidas, pues pueden ser tóxicos para los humanos a la hora de ingerirlos.

Para evitar que nuestra cosecha se enferme, se debe limpiar los alrededores, eliminando las hojas secas, paja y las malezas que puedan aparecer para que no se afecte la humedad que ella necesita.

Consejos para conservar y consumir berros

Te aconsejamos que, al comprar el berro, no debe estar marchito, ni con hojas amarillentas, sino de color verde brillante.

Debes lavarlos muy bien, con abundante agua, aunque ya vengan lavados para eliminar cualquier resto de tierra que pueda tener y evitar la contaminación con parásitos.

A pesar de que se deben consumir frescos, puedes conservarlo en un recipiente con agua o en la misma bolsa donde lo compres, pero solo aguanta 2 o 3 días en la nevera, así que no demores en comerlos.

No dejes de Ver:

Berro
5 (100%) 1 vote