Saltar al contenido
Frutas y Verduras

Lechuga

julio 8, 2018
lechuga

La lechuga es un vegetal que aporta muy pocas calorías, es por eso a menudo escuchamos que es una comida libre ya que podemos comer muchas en un mismo día.

El nombre científico de la Lechuga es Lactuca sativa, una especie herbácea que se siembra con fines alimenticios principalmente en lugares fríos, al aire libre o bajo invernaderos.

Gracias a su cultivo intensivo, durante todo el año la podemos consumir fresca.

¿Sabes cuantas calorías tiene la lechuga?

Pues sus calorías oscilan entre 10-15 por cada 100 gramos de cualquiera de sus variedades lo que la hace perfecta para integrarla en nuestra dieta y estilo de vida saludable.

Origen

La india, Europa, así y América del Norte. se adjudican el origen de la lechuga; el primer cultivo de la planta en américa se remonta al año 1565.

Algunas literaturas aluden a que en Grecia se cultivaba hace más de 2.500 años.

Tiene el privilegio de ser considerada la más importante del grupo de hortalizas de hojas que se comen crudas.

Tipos de Lechugas

Este tipo de verdura se caracteriza por tener una amplia gama de variedades, algunas de ellas con características similares y otras con aspectos únicos, por ejemplo, tenemos a las:

Lechugas de Hojas Sueltas

Lechugas de Hojas Sueltas

Es la apropiada para cultivar en huertas caseras, escolares y mercados locales. Se clasifican en:

  • Hojas suaves, por su textura, estas suelen florecer anticipadamente, son frágiles, de color verde amarillento y de sabor muy ácido.
  • Hojas crespas o rizadas, responde a lo ondulado y crespo del borde de sus hojas. Su color es verde claro, son rectas, grandes y sólidas.

Lechugas de Cabeza

Se caracterizan por tener la superficie ruda, de color verde oscuro, de hojas de gran tamaño y envolventes, similar al repollo.

Se tratan solo en sustrato por el peso exagerado que llegan a alcanzar.

Lechugas Cos

Esta variedad toma características de la lechuga de cabeza y de la de hojas sueltas. Sus hojas son frágiles, alargadas, ligeramente comprimidas y firmes. Su cultivo es efectivo en sustrato. Los comerciantes las exigen con cgollo.

Lechugas Tipo ¨baby¨

Es una hortaliza singular, muy demandada en la gastronomía para preparar platos finos porque son consideradas un complemento ornamental en la cocina a nivel mundial.

Es muy ventajosa dada lo prematura que es la cosecha (18 días desde el trasplante), además de la alta población en su siembra (32 plantas por m2) y que se aplica el sistema de cultivo raíz flotante.

Lechuga Hidropónica

Lechuga Hidropónica

Es una importante fuente de ingreso para el productor gracias a su breve período de cultivo (crece en 45 días y hasta menos).

Ha conquistado muchos seguidores porque su rápido crecimiento permite que se cultive en las ciudades a través de sistemas hidropónicos.

Exige temperaturas de 15 a 18 grados centígrados para su desarrollo, resiste máximo 24 grados centígrados. Cuando no se respetan estos requerimientos se afecta la calidad de la hortaliza.

También es importante conservar la humedad (70 %-80 %) para evitar que la planta se deshidrate y que sea azotada por hongos.

Para comprobar los valores de temperatura y humedad se recomienda usar un termohigrómetro.

Es esencial comprobar el ph (5,0) y la electroconductividad que permiten que la planta absorba todos los nutrientes.

Escarola

Pertenece a la familia Cichorium endivia, por lo que no es propiamente una lechuga. En épocas invernales encontramos este vegetal que al mezclarse con otras puede usarse como tal.

Se destaca por sus hojas muy lisas, carnosas, voluminosas, las que   pueden aparecer rizadas o no.

Lechuga italiana

La Lactuca sativa L.var longifolia se destaca por su sabor intenso y su textura crujiente. Tiene la capacidad de adaptarse a diferentes tipos de climas.

Puede producir hojas pesadas de color verde oscuro con bordes rizados, es de las plantas que más se resiste a las enfermedades que azotan a este tipo de hortaliza y no tolera el intenso calor.

Lechuga francesa

Bautizada también como trocadero o lechuga rocolocha, es considerada una lechuga de cogollo; de hojas finas, largas, verdes, adheridas a un tallo corto, blancusco y circular.

Tiene sabor dulce y consistencia mantecosa. Algunas literaturas apuntan que podría descender de las variedades salvajes que crecen en oriente próximo y en algunas partes del sur de Europa, donde, por cierto, logra mayor aceptación.

Rara vez se consume cocida, aparece en platos muy apetitosos cuando se combina con pepinos, tomates y rábanos.

Se recomienda almacenar de ocho a 12 días a una temperatura aproximada de 00 C y una humedad relativa que oscila entre el 95% y el 98%.

La mejor época del año para cultivarla es la primavera.

Lechuga Romana

Lechuga Romana

Española, ¨oreja de burro¨ u ¨oreja de mulo¨como también se conoce, se distingue por su larga cabeza y sus hojas robustas, alargadas y con un acentuado nervio central que las sostienen.

Alcanza su mayor valor nutritivo si se cultiva al aire libre. Se adapta a cualquier temperatura, lo que permite su aparición en todas las estaciones del año, aunque su mayor proliferación la alcanza en verano.

A pesar de su sabor ligeramente amargo, es de las preferidas para consumir en ensaladas y sándwiches.

Es una de las mejores aliadas para bajar de peso, pues aporta pocas calorías (solo 17 por porción) y almacena suficiente contenido de agua.

También es rica en fibra (2 gramos por porción) equivalente al 7 % de su valor diario recomendado, lo que favorece un tracto digestivo saludable, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes.

Es muy beneficiosa para el corazón dado su alto contenido de vitamina C (4 miligramos o 40 por ciento de las necesidades diarias recomendadas) porque evita que el colesterol se ponga gelatinoso y se pegue a las paredes de los vasos sanguíneos; razón por la cual te sugerimos consumir una o dos porciones de esta en tu dieta diaria.

La ingesta diaria de una porción de lechuga romana es esencial para mantener la fuerza muscular gracias a su contenido en potasio (247 miligramos), lo que equivale al 10 % de la dosis diaria recomendada.

Collogo romana o Miniromana

Muy parecida a la lechuga romana en cuanto a su estructura, solo difiere de la romana en su sabor que es más suave y sus hojas que son más rizadas.

Lechuga morada

lechuga morada

Su nombre responde a las tonalidades de sus hojas que varían entre rojo y púrpura oscuro; se reconoce con facilidad por su cabeza de hojas sueltas.

Tiene menor vida útil que el resto de las variedades por lo que su consumo no debe exceder a los siete días. Es aconsejable su refrigeración para evitar su exposición a las bacterias.

Una tasa de lechuga morada picada contiene 4 calorías y un gramo de carbohidratos; aporta además un gramo de fibra por tasa, bastante agua y nada de grasa.

Es excelente para consumir mientras se lleva una dieta para adelgazar, ya que calma la ansiedad y disminuye el apetito.

También controla los niveles de colesterol malo (LDL), protege el sistema cardiovascular, previene enfermedades de tipo degenerativas como es el caso de la diabetes gracias a su propiedad antioxidante.

Es antiinflamatoria, mejora la digestión, contribuye a neutralizar los ácidos en la sangre por lo que previene la aparición de enfermedades comunes y de alto riesgo.

Es eficaz en el tratamiento de afecciones autoinmunes y hormonales, combate las antiestéticas celulitis por su poder de evitar la retención de líquidos, previene la aparición de tumores.

Conserva la salud visual y la piel sanas, gracias a su alto contenido en vitaminas A y K y sustancias como carotenoides o retinoides.

También aporta betacarotenos, zeaxantina y luteína, antioxidantes que protegen a los radicales libres.

La vitamina K que posee es esencial para proteger los huesos ya que fija el calcio, evita la presencia de coágulos en la sangre, previene la ateroesclerosis.

Contiene pequeñas cantidades de riboflavina, tiamina, vitamina B6, además de hierro que mantienen saludable al organismo.

Lechugas iceberg

Lechugas iceberg

Nadie ha podido resistirse a este tipo de lechuga, incluso los que no tienen hábito de consumirla la prefieren en ensaladas, sándwiches y hamburguesas, a pesar de ser la menos nutritiva de todas.

Tiende a confundirse con el repollo por su estructura redonda y compacta, así como por sus hojas gruesas y crujientes.

Lechugas Hoja de Roble

El verano es la mejor época de esta variedad de sabor dulzón, con hojas crujientes, finas. Con un color peculiar que va desde el verde al marrón-morado, colores que se acentúan en sus hojas onduladas.

Lechugas Lollo Rosso

Es ideal para las personas cuya digestión es lenta, su mejor época es en los meses de otoño e invierno, a pesar de que en países como España es común encontrarla durante todo el año.

Se distingue por el sabor amargo y el color rojo intenso de sus hojas muy rizadas.

Lechugas Batavia

No es de las más comunes en el mercado, a pesar de ser llamativa al combinar los colores verde y rojo: con un verde intenso sus hojas culminan en puntas rojizas.

Su sabor es algo ácido por lo que se recomienda mezclar con otras variedades de sabor más suave o consumirlo solo con vinagres de sabores fuertes.

Lechuga Radiccio

Lechuga Radiccio

Conocida también como achicoria roja, denominación que se deriva del color rojo oscuro de sus hojas; las que poseen una textura crujiente y un sabor ligeramente amargo.

Es apreciada por sus propiedades digestivas; es muy común encontrarla en los mercados preparadas para consumir.

Aunque se siembra todo el año, la etapa óptima para su cultivo son la primavera y el otoño.

Sus hojas tienen sabor amargo y algo picante, lo que les permite soportar vinagres con sabores concentrados.

Es muy valorada por su propiedad diurética, lo que la convierte en un excelente complemento para las dietas de adelgazamiento. La época ideal para su cultivo es el invierno.

Cogollos

Se distingue por su pequeño tamaño, por sus hojas verdes en el exterior y su corazón amarillo, peculiaridad que permite emplearla para engalanar las ensaladas en platos para ocasiones especiales.

Es de sabor intenso y ligera acidez suele combinarse con tomate, remolacha, pescado y son complemento   generalmente en brochetas.

Propiedades y beneficios de la lechuga

  • Tiene efecto diurético, se recomienda en el tratamiento a las personas con cistitis, cálculos renales, hipertensión, obesidad.
  • Contribuye a regular los niveles de azúcar en sangre.
  • Combate los radicales libres
  • Es efectivo en el embarazo y durante la lactancia materna gracias a su contenido en ácido fólico.
  • Favorece la expulsión de gases intestinales.
  • Previene la osteoporosis.
  • Su contenido en flavonoides favorece el cuidado del corazón, del hígado; prevé la aparición de úlceras estomacales y afecciones degenerativas.
  • Contiene vitamina A; del grupo B (B1, B2, B3 Y b9), la C y la E.
  • Es rica en minerales como el potasio, calcio, magnesio, sodio, hierro y selenio.
  • Es saciante, por lo que se recomienda como complemento en las dietas de adelgazamiento.
  • Para conciliar el sueño, combatir el estrés y relajarte nada mejor que preparar una ensalada o crema de lechuga en la cena.
  • Alivia los dolores por su poder analgésico.
  • Para el tratamiento en casos de inflamación abdominal producida por gases y malas digestiones, gracias a la fibra que contiene.
  • Contribuye en las terapias de apoyo en caso de padecimientos de asma.
  • Es sedante y equilibrador tónico. Tonifica el sistema glandular, por lo que favorece la estimulación sexual.
  • Se recomienda en casos de eyaculación precoz.
  • Estimula la fertilidad.
  • Es utilizada para tratar la tos nerviosa.
  • Es rica en alcaloides: hiosciamina, lactucina, ácido lactucico y asparraguina.
  • Resulta de gran ayuda para disminuir los dolores crónicos.

Cultivo

cultivo de lechuga

Aunque necesita estar expuesta al sol para su cultivo, es preferible plantar las variedades de verano en semisombra.

El clima ideal para cultivarla es el frío, aunque algunas variedades se desarrollan en climas cálidos porque cuentan con la humedad necesaria.

No tolera la sequía, pues recibir calor en exceso conlleva a que la planta espigue precozmente o que aparezcan quemaduras en las hojas.

Un exceso de frío en su cultivo provoca el enrojecimiento de las hojas de lechuga, por lo que es necesario que la tierra sea ligera, con buen drenaje de manera que evite que se estanque el agua, lo que redunda en putrefacción de la planta y que esta sea atacada por microorganismos.

El suelo debe ser franco-arenosos, con ph entre 6,5 y 7,5. Si el clima es frío la siembra se lleva a cabo desde principios de primavera hasta mediados de verano.

Si el clima es cálido, desde el otoño hasta finales de primavera se siembra la hortaliza. Aunque existen variedades como la Maravilla de verano que pueden plantarse en esta época del año.

La siembra se realiza mediante semilleros, superficialmente, teniendo en cuenta su pequeño tamaño.

Las semillas de lechuga se plantan teniendo en cuenta la profundidad, ya que de esta depende la capacidad de germinación (a mayor profundidad, menor capacidad de germinación).

Se estima que el tiempo de germinación de la lechuga dure de 6 a 12 días, cuando aparecen las primeras hojas se trasplanta hacia el lugar donde permanecerán hasta su cosecha.

Se recomienda una distancia de 25 centímetros entre planta y de 30 centímetros entre hileras.

La cosecha se produce en período de 45 días en el caso de las especies más tempranas y de 90 días las más tardías.

Para que cuentes de ensalada de lechuga durante el año, es aconsejable la siembra de unas pocas semillas cada dos o tres semanas, desde principios de marzo hasta junio.

Es conveniente sembrarla en la parte superior de un caballón para evitar que el agua moje las hojas.

¿Como Regar las Lechugas ?

como regar las lechugas

El riego no debe ser abundante para evitar que se estanque el agua y aparezcan hongos que ataquen la planta.

Se recomienda más constante en verano para que no se seque el subsuelo, teniendo en cuenta el sistema radicular amplio que posee esta hortaliza.

Se puede realizar a través del método de goteo o por inundación de los caballones. Es importante tener en cuenta la alta sensibilidad de la planta al agua salada, porque conlleva a la disminución de su producción.

Es aconsejable abonar la tierra con estiércol, potasio y magnesio para lograr que se forme el cogollo y la pigmentación verde adecuada.

Hay que extremar los cuidados con el nitrógeno, pues en exceso quema las hojas.

Para lograr éxitos en su comercialización en saludable eliminar las malas hierbas y amarrar las hojas para cuidar el color blanco de las interiores.

Plagas y enfermedades

  • Mildiu, fundamentalmente de la especie Bremia lactucaei que aparece en el período de mayor humedad y que hace que las hojas se pongan amarillas. Debe tratarse con un producto específico, es preciso escoger la especie resistente al mismo de manera que no influya negativamente en plantas que están listas consumir.
  • Tizón negro. Se manifiesta por una podredumbre en los peciolos de las hojas que produce el hongo Pellicularia filamentosa.
  • Virus del mosaico. Se caracteriza por proyectar manchas sobre las hojas, producidas por virus que habitan en las semillas o que son transmitidos por los pulgones. Para combatirlo se aconseja elegir la semilla libre de esta enfermedad.
  • Pulgón de las raíces. Incide negativamente sobre los ejemplares plantados en primavera. Estos pulgones chupan la savia provocando que se marchite el ejemplar. Para tratarlo debe verificar que el terreno esté desinfectado o utilizar en la siembra especies resistentes a esta plaga.
  • Se recomienda vigilar la aparición de caminitos plateados sobre las hojas de la lechuga, producidos por babosas y pulgones que atacan en horario nocturno para alimentarse de ellas.
  • Es esencial controlar las larvas de las polillas que se alimentan de las raíces y provocan que se marchiten las hojas.

¿Cómo desinfectar la lechuga?

lavar las lechugas

Como generalmente la extraemos de los huertos, hidropónicos, o compramos en mercados, pueden contener tierra e incestos.

Para desinfectarla, algunas personas recurren a tratamientos químicos, otros prefieren utilizar sus propios métodos hogareños, que incluyen:

  • Lavarla con abundante agua, preferentemente con una centrifugadora, si no la tienes utiliza un cuchillo o tus manos, corta parte superior y luego, separa las hojas.
  • Llena un recipiente amplio con agua fría y coloca sus hojas, sacúdelas suavemente a medida que la introduces en el mismo.
  • Combate los gérmenes nocivos que aparecen en la hortaliza, con limón y vinagre.
  • A un litro de agua potable añade el jugo de un limón e introduce sus hojas durante unos minutos y escurre.
  • 30 segundos después de escurrirla, colócala una por una en servilletas de papel o paño de cocina limpio.

¿Cómo conservar las lechugas?

Una vez lavadas y con sus hojas secas, coloca las que no vas a utilizar en una bolsa de plástico y refrigéralas, así podrás mantenerla fresca durante cinco o seis días.

El té o infusión de lechuga es otra manera de aportar calidad de vida al organismo. Te conservarás joven, le dirás adiós a los dolores, a los golpes, a los cólicos; tu estómago se sentirá mejor.

¿Cómo preparar el té de lechuga?

Ingredientes:

1 litro de agua

5 hojas de lechuga troceadas y bien limpias.

La preparación es sencilla, primero pones el calentar el agua, cuando comience a hervir incorpora las hojas de lechuga durante diez minutos.

Ponlo a refrescar por espacio de cinco minutos, filtra el agua y ya está listo para consumir. Se recomienda consumir tres veces al día.

Agua de Lechuga

Por otra parte, el agua de lechuga es ideal sobre todo para disipar el calor y es muy fácil de preparar

Ingredientes:

Para 25 raciones

4 litros de agua

Azúcar al gusto

½ lechuga pequeña desinfectada y rebanada.

5 naranjas (jugo)

5 plátanos (3 rebanados en cuadritos)

Un betabel o remolacha, picado y pelado.

Una tasa de fresas desinfectadas y picadas.

Modo de preparación:

Toma una jarra grande con agua y mezcla la mitad de esta con azúcar al gusto y revuelve hasta que se disuelva.

Agrega todos los ingredientes y mezcla bien, incorpora el resto del agua. Refrigera y sirve fría.

Hidroponía

La hidroponía o agricultura hidropónica es un método que se emplea para sembrar plantas, requiere de disoluciones minerales en lugar de suelo agrícola.

El esquema consta de una fuente de agua que impulsa por bombeo el agua, recipientes con nutrientes concentrados, cabezales de riego y canales construidos donde están los sustratos, las plantas, los conductos para la aplicación del fertiriego y el recibidor del efluente.

Las raíces de las plantas se desarrollan a través de soluciones minerales o de un medio inerte como grava, arena lavada, perlita agrícola, piedra pómez, fibras de coco, turba, entre otras.

La mayoría de las plantas terrestres se desarrollan en hidroponía, unas se adaptan mejor que otras.

También se aplica en la investigación biológica, en la educación y es un excelente pasatiempo.

Tiene múltiples ventajas, por ejemplo:

  • Se utiliza en caso de que las condiciones para la agricultura sean adversas.
  • Es una manera fácil, limpia, de bajo costo de cosechar vegetales ricos en nutrientes y de rápido crecimiento.
  • Los recursos que se utilizan están a la mano: elementos en desuso, lugares yermos y tiempo libre.
  • Los rendimientos son superiores en relación al cultivo a cielo abierto si se combina con un manejo adecuado del invernadero.
  • Esta técnica de cultivo sin suelo, controla a través del uso de sustratos, factores que afectan el desarrollo de la planta, tales como: la humedad, oxigenación y nutrición.

Curiosidades

En la Edad Media, un herbolario, llamado Culpeper, recomendaba combinar el jugo de lechuga con aceite de rosas con el objetivo de aliviar el dolor de cabeza y combatir el insomnio. Según él, los efectos sedantes de la misma eran comparables con los del opio, con la diferencia de que esta no producía efectos nocivos.

A los soldados romanos los acompañaba siempre en sus bolsas la lechuga para poder mitigar los dolores que sufrían después de combatir al enemigo.

Lechuga
5 (100%) 2 votes