Saltar al contenido

Mangostán

octubre 10, 2019
mangostan

El Mangostán es una fruta exótica que se originó en Asia sudoriental; pero también se encuentra en Brasil, Colombia y Chiapas (México).

El nombre científico del mangostán es Garcinia mangostana. El término “Garcinia” se designó en honor al explorador francés Laurent Garcin.

Existen más de 400 especies del género Garcinia, pero la Garcinia mangostana es una de las que más se destaca.

En el vocabulario común se identifica con otros nombres como mangostán, mangostino, mangostin, mangosto, jobo de la India, mangis (Filipinas), mesetor o semetah (Malasia).

¿De dónde proviene el Mangostán?

Para especificar un poco más su origen, se teoriza que su aparición tuvo lugar en las Islas de las Sondas en el Archipiélago malayo y en las Islas Molucas de Indonesia.

Pertenece al reino Plantae y a la familia Clusiaceae al igual que Garcinia cochinchinensis (lour.) Choisy o falso mangostán.

El mangostán también se conoce como “La Reina de las Frutas”. Quien dio origen a dicha nominación fue el botánico David Fairchild, basado en leyendas que glorifican al mangostán.

Existen 2 leyendas que han llegado hasta los días actuales, una de ellas cuenta que la Reina Victoria ofrecía una recompensa a la persona que le llevara dicha fruta.

Además, el mangostán es la fruta que acapara la mayor atención de los habitantes del trópico asiático; aunque no todos la disfrutan por las restricciones de las importaciones.

En Norteamérica y Europa sólo se vende en temporadas muy específicas y las condiciones de los mercados son especiales para este tipo de producto.

El mangostán se relaciona con otras frutas tropicales como el mangostán botón y el mangostán gota de limón.

Actualmente no se han identificado muchas variedades de mangostinos, excepto  una en Filipinas, específicamente en la Isla de Joló; y otra en el norte de Borneo.

Sin embargo, no se aprecian muchas diferencias a no ser el tamaño más grande, el sabor un poco más ácido y la corteza más gruesa.

Entre los países productores de mangostán están Tailandia (67 000 t en 1987), Malasia (32 000 t en 1990), Australia y Brasil (84 t en 2001).

Árbol de Mangostán

arbol mangostan

El árbol de Mangostán tiene forma piramidal, es tropical, de hojas perennes y de crecimiento lento. Alcanza de 7 a 25 m de altura y como máximo 12 cm de diámetro.

El follaje es tupido y se compone de hojas grandes, simples, gruesas, opuestas, de forma ovalada y con el ápice acuminado y corto.

Además las nervaduras centrales son de color verde oscuro y el haz siempre es brillante. De manera general el color de las hojas oscila entre verde claro y verde oscuro.

Los árboles de mangostán están en tiempo de dar frutas al cabo de los 8 a 10 años, aunque algunos las producen antes (5-6 años). Por lo general, un árbol produce anualmente 1500 frutas.

El tronco tiene un grosor considerable, es marrón oscuro por fuera y muestra algunas grietas, mientras que por dentro el color es amarillo; y al igual que las ramas principales, expulsa látex.

En cuanto a las flores, éstas son masculinas o hermafroditas. Las flores masculinas se agrupan en cantidades de 3 a 9, mientras que las hermafroditas hacen dúos o aparecen solas.

Independientemente de si son masculinas o hermafroditas, las flores de mangostán siempre tienen 4 sépalos  y 4 pétalos que se tornan rojizos cuando están maduros.

Los pétalos son gruesos, de apariencia carnosa y cuando son más jóvenes tienen un color verdoso en el centro y  rosado en los extremos.

Mangostán fruta

fruta de mangostan

Curiosamente el fruto del mangostán no necesita fertilización para formarse. La piel (exocarpio) adquiere varias tonalidades según la fase del desarrollo en la que se encuentre.

Al principio muestra un color verde tenue prácticamente blanco; al cabo de los 3 meses aproximadamente  se torna verde oscuro; luego es púrpura rojiza cuando el fruto está maduro.

El crecimiento de la fruta avanza hasta que el exocarpio mide de 6 a 8 cm de diámetro exterior; entonces esta adquiere una consistencia dura en la última fase de madurez.

El proceso de madurez del mangostán es de 150 a 180 días. Los indicadores de que este proceso llegó a su fin son el cambio de color y el ablandamiento del exocarpio.

El exocarpio subsuperficial del mangostán tiene su propia defensa contra la invasión de insectos, plagas, hongos, virus de plantas, bacterias y la depredación de animales.

Esto se debe a que el exocarpio subsuperficial se compone de ácidos polifenólicos que inhiben la infestación de estos, al menos mientras la fruta está inmadura.

En su interior aparecen de 4 a 8 arilos que son la parte comestible del fruto. Son blancos, circulares y miden de 4 a 6 cm de diámetro.

Según el criterio botánico la carne es de sabor agridulce con un toque cítrico y textura de durazno. Los compuestos que intervienen en su sabor ligero son el hexil acetato, el hexenol y el a-copaeno.

En el interior de los arilos se localizan de 1 a 2 semillas achatadas, las cuales son de origen nucelar, germinan apenas se extraen del fruto y deben mantenerse húmedas hasta la germinación.

Las semillas también son comestibles pero sólo si se hierven o se asan porque de lo contrario tienen un sabor amargo fuerte.  

¿Qué propiedades tiene el Mangostán?

mangostan propiedades

Se puede decir que los mayores beneficios del mangostán redundan en torno a Xantonas, un compuesto prácticamente exclusivo de este fruto y que tiene propiedades antioxidantes.

En consecuencia se derivan propiedades del mangostán como ser antialérgico, analgésico y  digestivo. Además es beneficioso para combatir las infecciones, los problemas en la piel y la fatiga.

El mangostán posee un 13 % de la cantidad de fibra que se recomienda comer diariamente; y cuyo compuesto le confiere propiedades supresoras del apetito.

También cuenta con  vitamina C, flavonoides, polifenoles, estilbenos, quinonas y catequinas,  los cuales son antioxidantes que obstaculizan la tarea turbia de los radicales libres en el organismo.

Otras vitaminas, pero con propiedades metabolizadoras,  pertenecen al grupo B, estas son la niacina, el ácido fólico (B9) y la tiamina.

Entre los minerales que componen el valor nutricional del mangostán se encuentra el potasio, el cual sirve para regular la presión sanguínea y ayuda en la regulación del ritmo cardiaco.

Otros minerales que le son adjudicados son el manganeso, el calcio, el hierro y el magnesio. Este alimento natural tiene 0  grasas saturadas y 0 colesterol.

También contiene un carbohidrato denominado: Fructosa, el cual es una fuente de energía necesaria para realizar ejercicios; pero que debe consumirse con moderación.

El mangostán es una planta con propiedades curativas, desintoxicante, antidepresivas, diuréticas, antiinflamatoria, anticoagulantes, hemostáticas, antivirales, antibacteriales  e hidratantes.

Además aporta muy pocas calorías por cada 100 gramos que se ingieran: 60 calorías.

¿Cuáles son los beneficios del Mangostán?

beneficios mangostan

¿Para qué sirve el mangostán?, pues los mangostanes son beneficiosos para enlentecer las arrugas en la piel y enfermedades degenerativas debido a que son un fuerte soldado en la batalla contra los radicales libres.

Es una fruta tropical que se anticipa al uso de la quimioterapia, pues previene cánceres como el de colorectal y el de próstata. También previne el Parkinson y el Alzheimer.

También intervienen en el tratamiento del Glaucoma y las Cataratas, pues protege la retina.

Además fortalece el sistema inmunológico previniendo o contraatacando procesos virales en el organismo como por ejemplo la gripe.

Mejora el tránsito intestinal y por ende la gastritis, el reflujo y el estreñimiento fallecen en el intento.

Favorece  el funcionamiento del sistema respiratorio, el sistema circulatorio y el sistema endocrino.

En consecuencia le da un stop a la tos, protege al corazón de infartos y cardiopatías coronarias; y ayuda a las personas con sobrepeso y trastornos hormonales respectivamente.

Los cartílagos y las articulaciones también se favorecen de las propiedades medicinales del mangostán por eso es muy recomendado su consumo durante la adultez media y mayor.

Sirve para tratar la osteoporosis, los tendones inflamados, la anemia, los hongos en la piel, la fiebre moderada y la artritis.

La reina de las frutas estimula la expulsión de toxinas en el cuerpo que la mayor cantidad de veces son producidas por comida chatarra. De esta manera previene la diabetes.

Actúa como antihistamínico y detiene los primeros síntomas de un proceso alérgico como es el dolor de cabeza.

También combate el dolor muscular, enfermedades renales (por ejemplo: cálculos en los riñones), el acné  y la retención de líquido.

El té hecho con las ramitas de mangostán interviene en la solución de un cuadro depresivo y elimina el estrés oxidativo.

Regula el colesterol en la sangre y la hipertensión; cura heridas bucales y úlceras; y combate la cistitis, la uretritis y la gonorrea.

Además previene la Enfermedad de Lyme y la urolitiasis.

Mangostán para adelgazar

Una de las preguntas en torno a la Reina de las frutas es si sirve para perder peso, la respuesta es SÍ, pero sólo si se complementa con un régimen de dieta controlado y ejercicio físico.

Tanto el mangostán como otros alimentos naturales (ej. piña) sirve como diurético pero no es una “barita mágica”.

Una de las causas por la cual el mangostán sirve para bajar kilitos de grasa corporal es por un compuesto llamado ácido hidrocicítrico que estimula el metabolismo del organismo.

Esta enzima tiene la función de inhibir a la enzima ATP- citrato liasa, la cual convierte el citrato en ácidos grasos y colesterol.

Otra causa es la cantidad de fibra (4 g por taza de piezas coladas) que contiene la fruta, la cual transmite una sensación de saciedad que impide comer desmedidamente.

Además el mangostán aporta energía al organismo, lo cual estimula la realización de ejercicios. Definitivamente es una tríada de causas irrefutables. ¡Ay que incluirlo en la dieta!

Una de las formas de adquirir esta fruta es en tabletas o cápsulas; pero es mejor hacer un jugo desde la casa siguiendo los siguientes consejos:

Se puede tomar el jugo durante todo el día en una porción de 8 onzas, esta medida ayudará a regular la cantidad de azúcares naturales y artificiales que se incluyen en el jugo.

Apenas se sienta un poco de hambre, se debe ingerir el jugo para poner en funcionamiento sus propiedades supresoras del apetito; y a la vez dote al organismo de nutrientes suficientes.

Siguiendo la misma idea, es bueno tomarse el jugo antes de la comida o durante la comida.

Por último, el consumo de jugo de mangostán debe combinarse al menos con una rutina de ejercicios diarios de 30 minutos y del buen visto de un dietista o médico.

Para ello necesitamos1 mangostán, 1/2 taza de arándanos, 1 cucharada de germen de trigo y El zumo de 2 naranjas.

Licuamos todos los ingredientes por unos segundos y listo.

Se puede beber también estejugo todos los días por la mañana durante 1 mes. Pasado este tiempo se puede tomar 3 veces por semana para mantener el peso.

¿Cómo Congelar mangostán?

De manera general, las frutas congeladas es lo que se denomina la Nueva Revolución de la agricultura.

Es un método renovado para conservar las frutas hasta por 3 años sin que pierda sus cualidades físicas y químicas porque es tratada sólo con aire.

En el caso del mangostán, esta ventaja de la congelación no se aplica del todo, pues perdería la estructura, el sabor y buena parte de sus propiedades luego de los 7 días en el refrigerador.

Para su almacenamiento es mejor un local seco y así se extenderían sus condiciones óptimas durante 25 días.

Cultivo de Mangostán

El mangostán es un árbol estrictamente tropical, por eso es muy exigente con las temperaturas a las que es expuesto, sus límites son de 4.440 C a 37.780 C.

Hay que tener en cuenta que mientras las plántulas estén en viveros no debe haber una temperatura inferior a los 80 C, pues al descender a los 7.220 C, mueren.

En sí es mejor mantener una temperatura media de 24 a 260 C porque al bajar de los 200  se retrasa su crecimiento.

La planta también requiere de precipitaciones anuales de 1500 a 3000 mm y 80% de humedad.

No resistiría períodos prolongados de sequía, aunque para estimular su floración necesita de 20 a 30 días de periodos secos.

Los mangostanes prefieren suelos drenados, profundos, ricos orgánicamente, que sea arcillosos arenosos y fértiles.

No se adapta a la piedra caliza y debe protegerse de los vientos fuertes, del suelo salino, de la niebla salina y del encharcamiento.

Los marcos de plantación más empleados son de 8 x 8 m para obtener 156 plantas/m2 y de 10 x 10 m si se desean 100 plantas/m2. Las medidas de los hoyos son de 50 x 50 x 50 cm.

Una vez que se sembró se aplica materia orgánica en el hoyo para proporcionar nutrientes a la planta, evadir las altas temperaturas y conservar la humedad.

Por otra parte, la poda se realiza después que el árbol cumpla los 3 años de vida y la finalidad es contribuir a la aireación, iluminación y resistencia del mismo.

Las siguientes podas se realizan excepcionalmente para eliminar plantas mal ubicadas o dañadas por la incidencia de plagas y enfermedades.

Aún cuando este tipo de cultivo no exige muchos fertilizantes, sería beneficioso aplicar fertilizantes complejos al iniciar el otoño y a finales del invierno.

¿Cuándo se cosecha el fruto de mangostán?

La temporada de cosecha está en dependencia de la zona de cultivo; por ejemplo:

En las bajas altitudes de Ceilán la fruta madura de mayo a julio; en la India ocurre en 2 períodos: julio- octubre y abril- junio; y en Puerto Rico si son árboles al sol se realiza en julio y agosto, pero si son árboles a la sombra, entonces es en noviembre y diciembre.

La cosecha se realiza manualmente con el uso de escaleras o mediante un polo de corte que evite que las frutas se caigan al suelo.

Además, se recolecta el fruto morado con su pedúnculo correspondiente.

Durante la postcosecha los mangostanes se mantienen con calidad aproximadamente de 20 a 25 días, en un almacén seco, cerrado y caliente.

Si se excede de este tiempo la carne se seca y la corteza se endurece por encima de lo normal, lo cual dificulta abrir la fruta.

En estado de madurez se conservan bien durante 3 o 4 semanas a temperaturas entre 4.44 y 12.780 C.

Para prolongar la conservación hasta 49 días, la temperatura óptima oscila entre 3.89 y 5.560 C con una humedad relativa entre 85 y 90%.

Plagas y enfermedades que afectan el cultivo de mangostán

Son pocas las plagas que suelen atacar el cultivo de mangostán, aún así se reportan las siguientes: Orgyra-SP, Lymantridae, Myrnelachista ramulorum y ácaros.

La Myrnelachista ramulorum u hormigas dañan las ramas y los brotes haciendo galerías. Se identifican por un abultamiento entre la unión de la rama con el tallo principal.

Entre las enfermedades de este cultivo se citan la Pellicularia Koleroga y la Zignoella garcineae. La primera es un hongo provocado por la humedad y ataca esencialmente a los brotes, hojas y frutos.

La segunda también es un hongo, pero probablemente más dañino que el anterior, pues provoca defoliación, crecimiento tuberoso en tallos jóvenes y una infección severa que mata los frutos.

¿Cómo sembrar Mangostán en casa?

La propagación del mangostán se realiza por semillas o por injerto; y por cualquiera de las dos vías es un cultivo de mucha paciencia.

Para la propagación por injerto el método más empleado es el de aproximación y por lo general se utiliza como patrón la G. xanthochymus y como variedad la G. mangostana.

Como el nombre del método indica, éste consiste en aproximar ambas especies cuando se siembran, específicamente una al lado de la otra.

Cuando alcanzan los 3 mm de diámetro entonces es que se hace el injerto; para ello se les hace un corte a las 2 especies y se unen de manera que el cambium quede en contacto.

Por último, luego que el patrón y la variedad se hayan unificado, se corta la parte aérea del patrón.

Si se eligen semillas, éstas deben pesar más de 1 g y ser grandes, ambos son indicadores de que están bien desarrolladas.

Su capacidad germinativa está vigente cuando están adentro del fruto de 3 a 5 semanas; pero una vez que el fruto se abra hay que utilizarlas inmediatamente.

Se recomienda dejar las semillas en remojo por 24 h antes de la plantación, ya sean extraídas de la fruta o si se compraron.  

Para plantarlos en macetas, estas deben superar los 10 cm de diámetro. Esta medida bastará hasta que al cabo de los 2 años, la planta llegue de 30 a 50 cm de altura.

Se siembra a 20 cm de profundidad y se debe mantener la tierra húmeda pero sin hacer pantano hasta que la planta germine en los próximos meses.

Para que el árbol sobreviva tiene que estar a temperaturas entre los 25 y 350 C, pues sumamente exigente con temperaturas acordes a un clima tropical. La humedad por encima del 80%.

La luz es importante pero hasta que los árboles no superen los 4 años de vida, no se recomienda que reciban las radiaciones solares directamente.

Al superar los 4 años, el mangostán debe trasplantarse a una zona exterior donde puede recibir la semisombra o la luz solar directamente.

Cuando aún esté en la maceta se aconseja aplicar 30% de sustrato universal mezclado con perlita;

Cuando se trasplante en el jardín, el suelo debe tener un pH entre 5 y 6.5., ventilar y drenar bien, ser fértil y profundo. Los suelos salinos atentan contra el crecimiento adecuado del árbol.

El riego está en dependencia de las precipitaciones que ocurran, por ejemplo si son de 2000 a 3000 mm anuales de lluvia, no es necesario regar la planta.

De lo contrario, se deberá regar 3 veces por semana con agua de lluvia o sin cal, pues el mangostán no soporta las sequías extensas.

Cuando el mangostán está en la maceta se abona durante la temporada primaveral y de verano con abono líquido; y cuando se trasplanta se abona con abonos ecológicos.

La poda se realiza pasado los 3 años, aunque si es una poda de formación se debe realizar a partir de los 7 años de la plantación.

Lo más recomendable es podar después de la cosecha, así se eliminan las ramas que están creciendo verticalmente, las que obstaculizan el paso de la luz solar, las que no han producido frutos y las que muestren algún indicio de plagas o enfermedades.

Para la poda se utilizan tijeras de podar o una sierra en dependencia del grosor de las ramas.

La cosecha se realiza cuando los mangostanes adquieran un color morado y una consistencia ligeramente blanda.

¿Cómo se comercializa el Mangostán?

El mangostán se vende en muy diversos formatos, por ejemplo: en zumo (rico en xantona), ampolla, cápsula, en polvo o en infusión.

La venta está disponible en tiendas  (online o no) de productos ecológicos, herboristerías y farmacias (mangostán como probiótico).

Los precios están en correspondencia con el formato y la calidad del producto. Por ejemplo:

Si el zumo de mangostán está hecho  100% de esta fruta, el precio oscila entre los 20 y 40 € el litro; por el contrario si está mezclado con otros zumos o no es de cultivo ecológico el precio disminuirá.

En el caso de una caja con 20 ampollas de mangostán el precio está entre los 20 y 30 €; y estas se componen también de vitamina C y minerales como el selenio o el zinc.

La infusión de mangostán, aunque no es la más vendida, se puede encontrar en herbolarios. El precio de 10 bolsitas de té está entre los 5 y 10 euros.

El mangostán en polvo suele ser caro si es 100% compuesto por esta fruta, su precio oscila entre los 140 y 160 euros el kilo.

Las cápsulas de mangostán es uno de los formatos que más las personas suelen comprar por la facilidad de su consumo y la asequibilidad económica (22- 25 € la caja con 60 cápsulas).